25 mayo, 2016

El Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) inició esta semana la undécima edición de CAAMpAbilities, el único campamento residencial que existe en Puerto Rico para el desarrollo de destrezas deportivas en niños y adolescentes con impedimento visual.

Con el lema “Perdemos la vista, pero nunca la visión”, unos 23 participantes se integraron a la jornada que incluye actividades como: escalamiento de pared, cabalgar a caballo, patinaje, ejercicios en el gimnasio, ciclismo, baile, judo, natación, paddleboard, kayaks, y en esta ocasión, por primera vez, un tríalo.

Desde el verano de 2006, CAAMpAbilities ha mantenido la misión de ofrecer a niños y jóvenes una opción educativa y recreacional. Se trata de una semana de transformación, que durante los pasados 11 años ha impactado positivamente a más de un centenar de estudiantes.

“Esto es algo maravilloso, ver con el entusiasmo que esperan la semana. Durante el año ellos no tienen ninguna o muy poca actividad física y en este campamento queremos que entiendan los beneficios de ejercitarse. Tuvimos un caso interesante de uno de los acampantes del año pasado. Él quería involucrarse en algún deporte pero veía sus opciones limitadas por ser ciego. Una vez vino al campamento, se enamoró del judo. Su mamá le buscó un lugar en el que le pudieran dar las clases y aunque no encontró de judo, cercano donde viven, sí pudo matricularlo en Jiu jitsu, un arte marcial similar, y el chico está muy entusiasmado”, indicó la doctora Margarita Fernández, catedrática del Departamento de Kinesiología y líder de CAAMpAbilities.

La agenda de actividades continúa mañana miércoles, 25 de mayo en el Coliseo Rafael A. Mangual con gimnasia, baile, judo y levantamiento de pesas. El jueves, 26 de mayo los campistas irán a Rincón para disfrutar del paddleboard y kayaks. El viernes, 27 de mayo participarán del primer tríalo del campamento que iniciará en el natatorio, luego la doblecleta y finalizará con una carrera en el sendero de ejercicios aledaño al Coliseo. El sábado, 28 de mayo, concluye la jornada con una programación artística en la que los jóvenes mostrarán sus variados talentos.

“Cada año añadimos nuevas experiencias. En esta ocasión también tendremos como actividades nocturnas, un taller de siembra con materiales reciclados y una clase de baile de bomba puertorriqueña. Sin duda, una semana inolvidable”, agregó.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *